Nuestros equipos y tratamientos ¡para mimar el cuerpo!

 HIFU (High-Intensity Focused Ultrasound)

Ultrasonido focalizado de alta intensidad

El origen del HIFU no es reciente, se remonta a los años 1950 en los EEUU, donde empezaron las primeras investigaciones por parte de Lindstrom y los hermanos Fry en cerebros de animales. Fue posteriormente cuando algunos discípulos chinos, de los investigadores americanos se situaron al frente de las investigaciones de esta tecnología hasta llegar, a principios de los años 1990, al uso clínico en pacientes reales. Gracias a esta nueva técnica es posible conseguir una alta precisión en la sonicación (la sonicación es el acto de aplicación de la energía del sonido para agitar las partículas), así como control de la temperatura de ablación.

 

Los primeros que utilizaron el Ultrasonido HIFU en Europa para medicina estética fueron los franceses en el año 2002 fabricando un equipo para aplicaciones corporales para tratar lipólisis y celulitis. En el año 2008 en USA comenzaron la fabricación de un equipo de emisión HIFU para producir un efecto tensor en la cara.

 

En la actualidad se utilizan en dos ramas bien diferenciadas

 

La médica (Tratamiento no Invasivo de Tumores), permite destruir las células cancerosas sin dañar el tejido sano. con una precisión milimétrica mediante un calentamiento intenso, repentino y muy localizado.

 

La estética permite la eliminación de arrugas y grasa localizada por la aplicación de Ultrasonido HIFU tanto para tratamiento estético corporal como para producir efecto tensor llamado Vibración Biomolecular.

 

La emisión es enfocada y concentrada en un haz. La emisión mecánica que produce es lo suficientemente potente para ser capaz de penetrar en el cuerpo y llegar con energía suficiente al lugar de la aplicación para producir el efecto deseado. La frecuencia utilizada es de más de 3 MHz, lo que nos asegura no dañar ningún tejido adyacente y que la profundidad de aplicación no supere los 30mm.

 

El Ultrasonido HIFU es una tecnología que emite una vibración mecánica que a través de choques moleculares genera calor. Tiene la capacidad de producir temperaturas internas de hasta 60 grados centígrados identificables cuando la temperatura de la piel llega a los 40 grados centígrados aproximadamente, generando así la energía de activación que produce la restructuración proteica que genera la retracción y remodelación del tejido conjuntivo.

 

 

 

 

 

Con el Sistema HIFU el fenómeno de desnaturalización es reversible y es posible reestructurar las proteínas de manera selectiva provocando resonancia exclusivamente a los tejidos a tratar, sin producir riesgos a tejidos adyacentes ni quemaduras en la piel. El proceso mediante el cual la proteína desnaturalizada recupera su estructura nativa, se le llama Reestructuración proteica.

 

Con el Sistema HIFU el efecto de restructuración de la proteína se produce en forma inmediata en la elastina y en el colágeno existente y también se estimulará los fibroblastos que sintetizan nuevas proteínas que pueden ser visibles en los días sucesivos a la aplicación. Este efecto se produce en cualquier zona del cuerpo.

 

La aplicación de Ultrasonido HIFU genera en forma inmediata vasodilatación de la zona con hiperemia y aumento del flujo sanguíneo, con la consiguiente Remodelación de la arquitectura de la zona tratada:

 

  • Aumento de Colágeno
  • Aumento de Elastina
  •  Aumento de Reticulada
  • Aumento de la Matriz extracelular: Ácido Hialurónico

 

Tras la Aplicación de HIFU en la primera sesión se evidencia una vasodilatación linfática y un leve edema intersticial separando las fibras colágenas.

Alrededor de la cuarta sesión el edema se ha resuelto, las fibras colágenas han engrosado hasta 3 veces su espesor original y quedaron dispuestas en una trama normal.

En todos los casos los elementos celulares conservaran sus caracteres histológicos.

Las fibras colágenas aumentan su grosor, creándose una trama más resistente que otorga mayor consistencia a la piel.

FOTOREJUVENECIMIENTO (Lifting Facial).

Los tratamientos estéticos faciales para disminuir las arrugas, mejoran la calidad de la piel y disimulan el paso del tiempo. Efecto tightening.

El desplazamiento del Cabezal a una velocidad determinada genera un efecto térmico a una profundidad de 4 a 6 milímetros de la epidermis, elevando la temperatura de la zona tratada. Esta acción impacta sobre las estructuras biomoleculares y al aplicarlos siguiendo los vectores de tracción de la cara se podrán observar efectos benéficos irreversibles de tensión de la piel en forma inmediata.

Con la aplicación de Ultrasonido HIFU, cuando la temperatura asciende a determinados rangos, se desencadena la activación de una cascada de mediadores biológicos que producen la estimulación del fibroblasto y la reestructuración proteica. Esto produce un aumento de la vascularización de la piel, una remodelación de la arquitectura de la zona tratada, un aumento de la producción del colágeno y otros componentes fibrilares que el fibroblasto produce, tales como las fibras de elastina y la reticulina, dando como resultado un aumento de la turgencia de la piel por aumento de la matriz extracelular.

Lo sorprendente de esta revolucionaria técnica es el efecto inmediato de la remodelación arquitectónica del contorno facial especialmente por la desaparición de la papada, sin provocar acartonamiento de la piel.

En la aplicación práctica se evalúa a cada paciente antes de realizar el tratamiento que será una sesión cada 21 o 30 días para que los fibroblastos regeneren elastina y colágeno, hay que repetir este procedimiento cada 21 días mínimo, hasta conseguir la mejora deseada. En algunos casos donde la flaccidez está muy avanzada se debe hacer una sesión por semana durante dos o tres semanas y luego dejar un espacio de hasta 21 a 30 días y repetir este procedimiento cada 21 días hasta conseguir la mejora deseada.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© ILBODY es marca registrada